OFF: Gentuza y malnacidos (II)

 

 
… o lo que es lo mismo: indeseables y despreciables, ladrones y sinvergüenzas… o lo que es lo mismo: personas que es mejor tener lejos, muy lejos… y si están cerca alejarlas cuanto antes… si te dejan. Te envenenan por dentro y hay que ponerse un antídoto lo más rápido posible.
Ya es la segunda vez que trato –directamente- con este tipo de gente.

La primera, publicada ya en “Gentuza y malnacidos (I)”

La segunda, este año y si digo “carpintería” también lo estoy diciendo todo… no hace falta más nombres (ni de empresas ni de personas).
El objetivo: no pagar lo que se debe, QUEDARSE CON LO AJENO o lo que es lo mismo ROBAR… incluso cometiendo PERJURIO

El segundo caso (carpintería):
Hechos:

El pasado año 2008, desde septiembre a diciembre el trabajador(yo) dejó de percibir los salarios mensuales.
Con fecha 22 de diciembre el trabajador(yo) comenzaba a disfrutar de sus 15 días de vacaciones restantes.
El día 19 (viernes) el empresario(3) y su padre(jefe-supremo) prometen al trabajador(yo) que el día 23, máximo el 24(Nochebuena), se le abonará, mediante transferencia, la mayor parte de la deuda acumulada durante esos meses.
El día 23 no se le realiza la transferencia pero sin embargo ese día SÍ SE REPARTE DINERO ENTRE EL RESTO DE TRABAJADORES (que estaban en activo y no de vacaciones), se hace un reparto a cada uno de parte de la deuda que se tiene con ellos.
Se pone en contacto telefónico tanto con el empresario(3) como con el padre(jefe-supremo) para preguntar qué es lo que ocurre con el ingreso prometido. La respuesta es con evasivas y mentiras (para variar). Se niega que al resto de compañeros se le haya liquidado nada -cosa probada que así fue- y se dice que al día siguiente se le hará.
El día 24 a las 1 de la tarde tampoco se tiene conocimiento de la realización de dicha transferencia y tampoco se ha contactado telefónicamente para avisar de que se ha realizado como así se había quedado con lo que el trabajador(yo) contacta de nuevo y tras una larga conversación/discusión el trabajador(yo) solicita al empresario(3) el pago inmediato o bien el despido. Opción esta última por la que se opta.

Acuerdos:
Se preparan los papeles del despido con fecha de último día de contrato el 31 de diciembre y el trabajador(yo) acuerda y acepta que sea procedente (causas objetivas) para que la indemnización sea de 20 días/año, perjudicando lo menos posible al empresario(3).
El día 5 el trabajador(yo) se presenta para la firma de los documentos del despido y la firma de recepción de la liquidación correspondiente y al no existir ésta (ni en efectivo, ni en talón, ni en pagaré, niintencionesquetengodepagartenada), el trabajador(yo) no firma nada salvo la carta de aviso de despido de 15 días (con fecha 15 de diciembre ja).
Con esta situación y habiendo visto y oído de todo durante los seis años de trabajo junto al empresario(3) y sabiendo de sus procederes para escaquearse/omitir/eludir/robar/mentir/falsear/etc
el trabajador(yo) advierte al empresario(3) que va a poner una demanda por despido improcedente SÓLO para asegurarse estar dentro del plazo que existe para interponerla (20 días art. 103 de la Ley de Procedimiento Laboral).
La improcedencia se produce al no poner a disposición del trabajador(yo) la liquidación/indemnización correspondiente a la firma del despido.

A partir de ese momento, en cuanto se le liquide –AL MENOS- lo correspondiente a las nóminas de octubre, noviembre y diciembre, el trabajador(yo) anularía la demanda, dejando el importe de la indemnización para un futuro o futuros pagos parciales cuando se estuviera en mejor situación de realizarlo. Todo esto aún a sabiendas que dicha cantidad “jamás” sería pagada de forma voluntaria por parte del empresario(3).

Resultado de los acuerdos:
El trabajador(yo) contacta con el empresario(3) en varias ocasiones solicitándole el pago de las nóminas pero se va dando largas y se deja pasar los días hasta agotar el plazo indicado.

Citaciones y Juicios:

Se interponen 2 demandas ya que no pueden hacerse conjuntamente: una por despido improcedente y otra de reclamación de cantidad (las nóminas pendientes de cobro. Vista que se celebrará el próximo mes de marzo del 2010 –sí, está perfectamente bien escrita la fecha).

Sobre la primera demanda se señala por parte del CMAC (Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación) 2 citaciones para los días 2 y 10 de febrero.
El trabajador(yo) le otorga poderes a su abogado(1) para que lo represente legalmente y con ello evitar tener que presentarse a dichas citaciones.
El empresario(3) acude a la primera pero lo hace indocumentado además de sin ganas de mediar-arbitrar-conciliar nada. A la segunda ni se presenta.

Se fija fecha de juicio el 30 de abril.

En dicho juicio se presenta toda la documentación, se declara y se presenta por parte del abogado(1) una opción de pago fraccionado para facilitar al empresario(3) la realización del mismo, respetando el despido procedente, es decir, 20 días/año. La parte contraria dice que no.

La juez se esfuerza por explicar al empresario(3) que considera una opción muy justa puesto que si es ella la que dicta sentencia y visto lo expuesto, casi puede asegurar que la misma va a ser muy superior a la cantidad que se está ofreciendo. También le pide al abogado(2) que le explique a su representado las consecuencias de una sentencia por despido nulo (readmisión) o improcedente (45 días/año) y para ello da la posibilidad de “salir al pasillo” para intentar llegar a un acuerdo o al menos entender las consecuencias de la no aceptación de lo ofrecido.

De nuevo dentro de la sala, y como si de cualquier mercadillo se tratara, el empresario(3) hace alarde de su forma de ir por la vida y regatea las cantidades, regate no aceptado por el abogado(1) ya que conociendo los antecedentes del empresario(3) se sabe que no va a pagar sea la cantidad que sea y por tanto si se llega a reclamar al FOGASA la cantidad queda muy reducida.

La juez no sale de su asombro y vuelve a insistir y recalcar que la opción es extremadamente justa y da por segunda vez la opción de “salir al pasillo” para hacer un toma y daca, una tira y afloja entre las partes. El trabajador(yo) da a su abogado(1) pleno poder para tomar la decisión que considere oportuna y se niega a tener ese cara a cara con el empresario(3)
Se vuelve a la sala sin un resultado positivo y el juicio queda visto para sentencia.

Estamos a 30 de abril de 2009


La referencia a cuál ha sido la relación laboral y personal del trabajador(yo), el empresario(3) y el padre(jefe-supremo), así como con el resto de la familia durante más de seis años ayudaría mucho a entender estas entradas ya que si en la anterior la relación que unía al empresario(1) y al trabajador(yo) era de una muy buena amistad desde la infancia, en ésta no es menos el grado de amistad y confianza.

Serie completa:
Anteriores:
(1) OFF 1
(2-3) OFF 2-3
(4) OFF 4
(5) OFF 5
(I) Gentuza y malnacidos I
Siguientes:
(III) Gentuza y malnacidos III
(IV) Gentuza y malnacidos IV
(V) Gentuza y malnacidos V
(VI) Gentuza y malnacidos VI 


 

Un pensamiento sobre “OFF: Gentuza y malnacidos (II)

  1. ¡Semejante impresentable!…Como espectadora, pude observar con claridad los cambios en la cara de la jueza ante la actitud del "susodicho"… no daba crédito a lo que oía y -tomándolo por "cortito de cerebro"- hasta dos veces le invitó a reflexionar y pidió a su abogado le explicase a lo que se estaba exponiendo… inaudito ¿no?¡Menudo sinvergüenza!

Deja un comentario